CHISTES DE JAIMITO

CHISTES DE JAIMITO

Después de que los chistes y hazañas de Jaimito se convirtiesen en un hecho cosas como prenderle fuego a la maestra, volcar el coche de tu abuelo o tirar a tu padre por la ventana pasaron a considerarse pequeñas travesuras menores sin importancia. No en balde el nombre de Jaimito ha quedado asociado para siempre a un cocktail chistes, gamberradas y desenfreno (Lo siento, alcohólicos, es de esos cocktails que no se puede beber).

Jaimito, ese eterno niño cuya inocencia acentuamos nombrándolo siempre con el diminutivo y cuya mala leche admiramos y envidiamos a partes iguales nos ha hecho reír innumerables veces y ha salvado del declive algunas reuniones familiares y de amigos (y para alguna gente, hasta entierros) se ha convertido en una icono legendario de los chistes. Si bien actualmente ya no está tan de moda como antaño, su huella en el imaginario humorístico permanece tan imborrable como la de la corrupción en nuestra política. Hacer una página de chistes y no invitarle sería como hacer un museo del cine mudo y no tener nada de Buster Keaton (por no hablar de que seguramente nos haría alguna de las suyas).

Por lo que habiendo dicho lo dicho, que la magia de Jaimito inunde vuestros corazones mediante esta compilación de chistes. Enfundad los tirachinas, porque el amo de la travesura que siempre escapa sin castigo acaba de llegar (No, no nos referimos a ningún niño de la familia real).

 


Los mejores chistes de Jaimito

Nosotros os dejamos aquí la recopilación de chistes de Jaimito, pero no podemos garantizar que en algún momento aparezca y se la robe o se la cargue ¿Vosotros sabéis lo difícil que es vigilar a ese crío? ¡La próxima vez elegimos cuidar al Demonio de Tasmania con la rabia!

10 CHISTES DE JAIMITOS

1.

Llega un profe nuevo al cole y dice:

– Buenos días, mi nombre es Largo.

Y le dice Jaimito:

– No se preocupe profe, tenemos tiempo.

2.

– Mamá, hoy en el colegio hemos aprendido a hacer explosivos.

– Muy bien, Jaimito. ¿Y mañana qué aprenderéis en el colegio?

– ¿Qué colegio?

3.

– Jaimito, me han dicho que eres muy rápido con las matemáticas.

A ver, ¿cuánto es 47 por 126?

– ¡¡328!!

– ¡¡Pero si ni siquiera te has acercado!!

– Ya, pero señorita, no me diga que no he sido rápido.

4.

– Jaimito, conjuga el verbo andar.

– Yo… yo ando… Tú… tú andas.

– ¡Más deprisa!

– Él corre, nosotros corremos, ellos corren.

5.

– Jaimito, ¿qué planeta va detrás de Marte?

– Miércoles.

6.

– Mamá, mamá, ¿puedo usar tu coche?

– ¡No sin mi supervisión, Jaimito!

– ¡¡Uyy, perdón por no tener superpoderes como tú!!

7.

Estaba Jaimito en clase de Lengua y le dice a la profesora:

– Profe, ¿cómo se escribe móvil?

– Pues se escribe como suena…

– ¿Y si está en silencio?

8.

– Jaimito, ¿de dónde se extrae el azúcar?

– ¡¡Del azucarero, señorita!!

9.

– Jaimito, ¿para qué sirven las raíces cuadradas?

– ¡Para hacer árboles cuadrados!

10.

– Jaimito, ¿qué harías si te estuvieras ahogando en alta mar?

– ¡Llorar para desahogarme!

CHISTE DE JAIMITO CON EL PRESIDENTE

Se encuentra Jaimito con el presidente del gobierno y le dice el presidente:

– Anda!! tu eres Jaimito, el de los cuentos!

Y Jaimito le contesta:

– No! el de los cuentos eres tu! Yo soy el de los chistes.

CHISTE DE JAIMITO DE DAVID Y GOLIAT

– Jaimito, ¿cómo mató David a Goliat?

– Con una moto.

– ¿Cómo con una moto? Será con una honda.

– ¡Ahhh! ¿Pero quería usted la marca?

CHISTE DE JAIMITO DE 2X2

– Jaimito, ¿cuánto es 2 x 2?

– Empate

– ¿Y 2 x 1?

– ¡Oferta!

CHISTE DE JAIMITO Y EL ABUELO POBRE

El abuelo, ya muy viejo, vivía en una ciudad en el campo y no había visitado a la familia en la capital desde hacía años, por lo que decidió pasar una temporada con la familia. Al final de la tarde, su nieto, Jaimito, regresó de la escuela. Entonces el abuelo pregunta:
– ¿Cómo estás, Jaimito, bien?
– Todo está bien, abuelo.
– ¿Cómo estuvo la escuela hoy?
– Estuvo bien, abuelo.
– Dile al abuelo algo que aprendiste hoy.
– Hoy, en clase de español, la maestra enseñó lo que es un ladrón.
– ¿Y entendiste la explicación?
– Lo entendí todo, nos dio un buen ejemplo.
– ¿Y cuál es ese emplo, Jaimito?
– Es así, abuelo: busco en el bolsillo de tu pantalón, encuentro tu billetera y dentro de ella encuentro 100 euros, luego me llevo todo para mí sin que tú lo sepas. ¿Qué soy yo?
El abuelo estaba pensativo y, después de un minuto, contestó:
– ¡Eres un mago!
El nieto no entiende la respuesta.
– ¿Qué quieres decir, abuelo? ¡Estás equivocado!
– No, Jaimito, ¡así es!
– ¿Y por qué, abuelo?
– ¡Está claro, Jaimito! Con la pensión de miserio que recibo, si encuentras 100 euros en mi billetera, ¡estarás haciendo magia!

 

CHISTE DE JAIMITO QUE NO HACE LA TAREA

Jaimito le pregunta a la maestra:
– Maestra, ¿usted me castigaría por algo que yo no hice?
– Claro que no, Jaimito.
– Ahh, pues que bueno, porque yo no hice mi tarea.


A parte de con chistes de Jaimito, también puedes troncharte de risa con estos chistes…