CHISTES LARGOS

CHISTES LARGOS

¬ęEn un lugar de La Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que viv√≠a un hidalgo de…¬Ľ ¬ŅQu√©? Si de lo que se trata es de chistes largos, no conocemos texto humor√≠stico m√°s largo que ese. Porque si, hay chistes que son como algunos tipos de drogas: Para que hagan efecto, uno debe tomarse su tiempo con ellos.

Los chistes largos pueden no ser los favoritos de los impacientes o los ancianos (ese colectivo social al que no es que le quede mucho tiempo), pero hay a quienes el que una historia compleja y extensa se vaya tejiendo lentamente para luego resolverse de manera inesperada o absurdamente c√≥mica es precisamente lo que les causa especial gracia. Pues esta secci√≥n esta dedicada a satisfacer esa demanda en concreto, la de los chistes largos (Si es que ya sab√©is que droga o dinero no tenemos, pero lo que son chistes…)

As√≠ que, sin querer alargar m√°s esta presentaci√≥n (¬ŅQue ir√≥nico, no?) os dejamos con una buena selecci√≥n de chistes largos. M√°s largos que la cola del INEM en plena crisis. M√°s largos que un culebr√≥n a c√°mara lenta. Mas largos que Pau Gasol llevando hombros a su hermano ¬°En definitiva chistes largos, corcho!


Los mejores chistes largos

Si esperas encontrarte a continuación con micro-relatos, te tengo dos noticias: La primera, es que tienes la comprensión lectora de una babosa con medio cerebro. La segunda, que aquí vas a ver justo lo contrario. Y si no me crees baja, baja y disfruta de la siguiente recopilación de chistes largos.

 

CHISTE DEL PASAJERO Y EL TAXISTA

Un pasajero le toca el hombro al taxista para hacerle una pregunta.

El taxista grita, pierde el control del coche, casi choca con un camión, se sube a la acera y se mete en un escaparate haciendo pedazos los vidrios.
Por un momento no se oye nada en el taxi, hasta que el taxista dice:
‚Äď Mire amigo, ¬°jam√°s haga eso otra vez! ¬°Casi me mata del susto!
El pasajero le pide disculpas y le dice:
‚Äď No pens√© que se fuera a asustar tanto si le tocaba el hombro.
El taxista le dice:
‚Äď Lo que pasa es que es mi primer d√≠a de trabajo como taxista.
‚Äď ¬ŅY qu√© hac√≠a antes?
‚Äď Fui ch√≥fer de carroza funeraria durante 25 a√Īos.

CHISTE DEL HOMBRE, LA MULA Y EL PERRO

Un se√Īor va por el campo con su mula y su perro.

La mula, muy cargada, no puede m√°s y se para, hincando las rodillas en tierra, a punto de desplomarse. El hombre, cada vez m√°s molesto e impaciente, comienza a azotar con una vara al pobre animal, hasta que la mula coge y le dice:

– Antonio, ¬Ņas√≠ me tratas despu√©s de todos estos a√Īos en los que te he ayudado fielmente, sin flaquear ni una sola vez hasta hoy, que estoy ya cansada y mayor?

El hombre se asusta y sale corriendo con el perro a su lado. Se detienen casi medio kilómetro más lejos, apoyándose en un árbol mientras intentan recuperar el aliento.

– ¬°¬°Joder!! ‚ÄĒdice el perro‚ÄĒ, ¬°¬°Menudo susto nos ha dado la mula cuando se ha puesto a hablar!!

CHISTE DEL HOMBRE BORRACHO Y LOS POLIC√ćAS

Parece que un caballero bebió demasiado alcohol en una fiesta, se dirigía a casa y fue detenido por un polica. Al ser examinado, el tipo no podía caminar en línea recta más de lo que podía conducir, por lo que el policía escribió una multa y se la dio al conductor antes de que un accidente en el carril opuesto lo llamara la atención sobre asuntos más importantes. .

El conductor ebrio, pensando que el polic√≠a no volver√≠a con √©l, condujo a casa y se fue a la cama. Fue despertado por la ma√Īana por un golpe en la puerta por dos polic√≠as m√°s.

-¬ę¬ŅEs usted el Sr. Johnson?¬Ľ el preguntado, dmiti√≥ que as√≠ era.

-¬ę¬ŅLo detuvieron en Main Street anoche por conducir bajo los efectos del alcohol?¬Ľ Una vez m√°s, el hombre admiti√≥ que era √©l.

-¬ę¬ŅY qu√© hicieron entonces¬Ľ, preguntaron los polic√≠as. El hombre respondi√≥ que condujo su auto a casa y se fue a la cama.

-¬Ľ ¬ŅD√≥nde est√° su auto ahora? ¬ę, Preguntaron los polic√≠as. El hombre respondi√≥ que estaba en el garaje.

-¬ę¬ŅPodemos ver el auto?¬Ľ Preguntaron los polic√≠as.

El hombre respondi√≥, ¬ęSeguro¬Ľ, y abri√≥ el garaje. Dentro del garaje estaba el auto de los polic√≠as estatales.

CHISTE DE JAIMITO Y EL ABUELO POBRE

El abuelo, ya muy viejo, viv√≠a en una ciudad en el campo y no hab√≠a visitado a la familia en la capital desde hac√≠a a√Īos, por lo que decidi√≥ pasar una temporada con la familia. Al final de la tarde, su nieto, Jaimito, regres√≥ de la escuela. Entonces el abuelo pregunta:
– ¬ŅC√≥mo est√°s, Jaimito, bien?
– Todo est√° bien, abuelo.
– ¬ŅC√≥mo estuvo la escuela hoy?
– Estuvo bien, abuelo.
– Dile al abuelo algo que aprendiste hoy.
– Hoy, en clase de espa√Īol, la maestra ense√Ī√≥ lo que es un ladr√≥n.
– ¬ŅY entendiste la explicaci√≥n?
РLo entendí todo, nos dio un buen ejemplo.
– ¬ŅY cu√°l es ese emplo, Jaimito?
– Es as√≠, abuelo: busco en el bolsillo de tu pantal√≥n, encuentro tu billetera y dentro de ella encuentro 100 euros, luego me llevo todo para m√≠ sin que t√ļ lo sepas. ¬ŅQu√© soy yo?
El abuelo estaba pensativo y, después de un minuto, contestó:
– ¬°Eres un mago!
El nieto no entiende la respuesta.
– ¬ŅQu√© quieres decir, abuelo? ¬°Est√°s equivocado!
РNo, Jaimito, ¡así es!
– ¬ŅY por qu√©, abuelo?
Р¡Está claro, Jaimito! Con la pensión de miserio que recibo, si encuentras 100 euros en mi billetera, ¡estarás haciendo magia!

 

CHISTE DEL MARIDO QUE SALE DE LA CARCEL

Una mujer se despierta a las 4 de la ma√Īana y se da cuenta de que su marido no est√° con ella en la cama. Va hasta la cocina y lo encuentra sentado en silencio, a oscuras, tomando una taza de caf√©.

Enciende la luz y ve cómo el marido se quita una lágrima del ojo mientras sigue bebiendo en silencio.

‚Äď ¬ŅQu√© te pasa querido? ¬ŅQu√© haces aqu√≠ solo a estas horas de la noche?

El, girando para mirarla, dice:

‚Äď ¬ŅTe acuerdas hace 20 a√Īos, cuando comenzamos a salir juntos, que t√ļ ten√≠as 16 a√Īos y yo 20?

‚Äď Claro que me acuerdo.

‚Äď ¬ŅY te acuerdas cuando tu padre nos encontr√≥‚Ķ en el asiento de atr√°s de mi coche?

‚Äď Si que me acuerdo, responde ella tiernamente acerc√°ndose a √©l.

‚Äď ¬ŅY recuerdas que tu padre me puso la escopeta en el pecho y me dijo que deb√≠a casarme contigo o me denunciaba y me pasar√≠a 20 a√Īos en la c√°rcel?

‚Äď Claro cari√Īo, tambi√©n me acuerdo. Pap√° siempre tan furioso con mis novios. Pero, ¬Ņa qu√© viene eso?

Mientras se quita otra lágrima que le corre por su mejilla y con la voz quebrándose en un lastimero llanto, él responde:

‚Äď Pues bien‚Ķ hoy‚Ķ precisamente el d√≠a de hoy‚Ķ ¬°ESTAR√ćA SALIENDO DE LA C√ĀRCEL Y SER√ćA LIBRE!

CHISTE RELIGIOSO DEL SAGRADO WC

En cierta ocasi√≥n una familia inglesa pasaba sus vacaciones en Escocia, y en uno de sus muchos paseos observaron una peque√Īa casita de campo que de inmediato les pareci√≥ adecuada para su pr√≥xima temporada. Indagaron qui√©n era el due√Īo de ella, y result√≥ ser un pastor de la Iglesia Anglicana, al que se dirigieron para pedirle que les mostrara la finca. El propietario amablemente as√≠ lo hizo; y tanto por su comodidad, como por su situaci√≥n, la casa fue del agrado de la familia, que qued√≥ comprometida para alquilarla en sus pr√≥ximas vacaci√≥nes.

Ya de regreso en Inglaterra, repasaron debidamente los detalles de cada habitación, y recordó la esposa que no había visto el W.C. Dado lo prácticos que son los ingleses, decidieron escribir al propietario preguntándole por la ubicación de tan indispensable servicio, lo que hizo en los siguientes términos:

-Estimado Pastor: soy miembro de la familia que hace unos días visitó su quinta con deseos de arrendarla para nuestras próximas vacaciones y omitimos enterarnos de un detalle. Quiero suplicarle nos indique dónde queda el W.C.

Finalizó la carta como es de rigor, y la despachó al Reverendo quien, al recibirla, desconoció la abreviatura W.C. y creyó que se trataba de la capilla de la religión anglicana llamada WALL CHAPEL y contestó:
-Estimada Sra.: tengo el agrado de informarle que el lugar al que Ud. se refiere se encuentra a 12 Km. de casa, lo que es algo molesto, sobretodo si se tiene la costumbre de ir con frecuencia. Algunas personas llevan comida y permanecen all√≠ todo el d√≠a. Algunos vienen a pie y otros en tranv√≠a, por lo que siempre llegan en el instante preciso. Hay lugar para 400 personas c√≥modamente sentadas y 100 de pie. Los asientos est√°n forrados en terciopelo rojo, y hay aire acondicionado para evitar los efectos de las aglomeraciones. Se recomienda llegar temprano para conseguir lugar. Mdi mujer, por no hacerlo as√≠, hace algunos a√Īos tuvo que soportar el acto de pie, y desde entonces no ha ido m√°s a estos servicios.
Los ni√Īos se sientan juntos y cantan todos a coro. A la entrada se le da un papel. Las personas que no alcanzan a la repartici√≥n del papel, pueden utilizar el papel del compa√Īero de asiento; pero al salir debe devolverlo para seguir utiliz√°ndolo el resto de la temporada. Todo lo que dejan depositado los que all√≠ acuden, se destina para dar de comer a los pobres hu√©rfanos del lugar. Adem√°s hay fot√≥grafos especiales que toman fotograf√≠as a la gente en distintos poses, y luego estas son publicadas en los diarios de esta ciudad, en la secci√≥n ¬ęsociales¬Ľ, sirviendo a la propaganda de este saludable y santo sitio.


A parte de chistes largos, tambi√©n puedes re√≠rte largo y tendido con estos chistes…

 

¬°Comp√°rtelo con tus amigos!