CHISTES DE GAYS

CHISTES DE GAYS

¬°Holi, marinero! Has llegado a la secci√≥n m√°s gay-friendly del p√°gina. Y es que los chistes de gays tienen m√°s antig√ľedad que el certificado de nacimiento de Matusal√©n, por lo que ¬ŅQu√© clase de descerebrado ser√≠a capaz de pensar que no los incluir√≠amos en la lista? Si lo hay que se largue, que ya somos bastantes descerebrados reunidos en esta p√°gina.

¬°Y S√ć! ¬°SI! Sabemos de sobra que no todos los gays, por no decir la mayor√≠a, no son para nada ese estereotipo afeminado que se pasea estrafalariamente con gestos amanerados, voz estridente, un bolsito y ropa chillona esperando a que alg√ļn despistado se agache ¬°Pero es que ese estereotipo es tan gracioso…! Adem√°s, en una p√°gina como esta es l√≥gico que la √ļnica forma de presentar al colectivo homosexual nuestro respeto y nuestra disposici√≥n a un trato de igualdad sea precisamente tratarlos igual que al resto de colectivos de la p√°gina. Es decir, echarnos unas buenas risas a costa de los mejores chistes sobre ellos que aqu√≠ se presentan. ¬°Pa quedarnos muertas, maric√≥n!

As√≠ que, sin m√°s dilataci√≥n… ¬°¬°ES DECIR!! sin m√°s dilaci√≥n ¬°Nuestros mejores chistes de gays! (¬ŅVeis como se puede hacer humor sobre gays sin decir aceite, reinona, platano, Chueca, sarasa o bujarra? ¬°Oh, mierda…!).


Los mejores chistes de gays

Malentendidos de erótico resultado, picardía con eróticas intenciones, entradas y salidas del armario ¡Todo esto y mucho más en los siguientes chistes sobre gays!

CHISTE DEL MARIQUITA EN EL AVI√ďN

Un total de cinco personas se encontraban a bordo de un avi√≥n peque√Īo: un abogado, un diputado, un m√©dico, un maric√≥n y el comandante.

De repente, el avión empieza a estrellarse y los cuatro se distribuyen los paracaídas existentes.

La cola se aferra al piloto porque sólo había una paracaídas para los dos.

Como el paracaídas no se abrió, el piloto gritó desesperadamente:

– ¬°Nos vamos a tomar por culoooooo!

Y el mariquita, frenéticamente, pregunta emocionado:

– Uy Si, Si!!! Pero, ¬ŅCrees que nos dar√° tiempo?

CHISTE DEL NI√ĎO AL QUE LE LLAMAN MARICA

El ni√Īo de 8 a√Īos llega a casa de la escuela y dice:
Р¡Papá! ¡Papá! ¡Hoy un chico me llamó marica!
– ¬°Qu√© suelto! – dijo su padre, enfadado – ¬ŅPor qu√© no le pegaste?
– Oh, pap√°….. ¬°Es tan hermoso!

CHISTE DEL GAY Y EL REGALO DIFICIL

El tío había sospechado de su sobrino durante mucho tiempo. El chico era un poco femenino. Un día vino y se lo dijo a su tío:

– T√≠o, ma√Īana es el cumplea√Īos de Jorge y ni siquiera s√© qu√© regalarle.

– ¬°Dale una botella de licor!

– ¬°Oh, t√≠o… no bebe!

– ¬°Entonces dale una camisa!

Р¡Dios no lo quiera, tío! ¡Esa cosita sólo lleva ropa social!

El tío no pudo resistirse, y dijo:

– ¬°Entonces dale tu culo!

– Ahh! …Un regalo repetido no vale,¬† t√≠o!

CHISTE DEL NI√ĎO MARIQUITA

El ni√Īo vino llorando a su madre porque hab√≠a sido golpeado por ni√Īos de segundo curso y √©l ya estaba en cuarto cuurso. Al verlo, la madre le dijo:
– ¬ŅHijo, y por qu√© no te defendiste y le diste a ellos tambi√©n?
– Porque son tan guapos mam√°…

CHISTE DEL MARIQUITA Y EL JOROBADO

Un mariquita entra en el ba√Īo p√ļblico y se encuentra con un jorobado orinando:
– ¬°Dios m√≠o! ¬°Qu√© polla tan grande y hermosa! ¬°Ah!…. si tuviera una polla as√≠, me pasar√≠a todo el d√≠a chup√°ndomela!
– ¬ŅY por qu√© crees que me convert√≠ en jorobado?

CHISTE DEL MARIQUITA Y EL EXTINTOR

Un mariquita entra en un sex shop.

Muy discreto, llama a un vendedor y pregunta por los penes de goma.

El vendedor lo lleva en una habitaci√≥n reservada y muestra varios penes de diferentes tama√Īos y colores.

El mariquita mira y dice en voz baja:

– Quiero ese rojo de esa esquina (se√Īalando).

Р¡Oye, so maricón, no te pases que ese es el extintor de incendios!

CHISTES DE LOS GAYS Y EL OLOR A LEFA

Dos maricas entran en el ascensor y uno le dice al otro:

– ¬°MADRE M√ćA! ¬ŅQU√Č OLOR A LEFA! ¬ŅES QUE TE TIRASTE UN PEDO, MARICA?

Y el otro maricón responde:

– NO! ¬°FU√Č UN ERUCTO!

CHISTE DEL PE√ďN Y EL INGENIERO

Un peón estaba trabajando en la construcción de una torre cuando, de repente, siente unas ganas enormes de orinar.

– ¬ŅPuedo bajar para mear? – pregunta al encargado.

Р¡No!, que vas a perder mucho tiempo. ¡Mea aquí mismo!

– ¬ŅAqu√≠ mismo c√≥mo?

– ¬ŅVes esa tabla? Ve hasta la punta desde all√≠ puedes mear.

– ¬°Pero esa tabla se va a caer!

– No te preocupes, me quedo yo en la otra punta para hacer el contrapeso.

El peón se va hacia la tabla y se saca la chorra para mear, y entonces suena el teléfono y el encargado va a por él. El pobre peon cae. Algunas horas después el ingeniero de la obra intentaba entender lo que había sucedido y donde falló la seguridad, cuando un peón se atrevió con una teoría:

– ¬°Creo que fue pobrema sexual!

– ¬ŅProblema sexual? – pregunt√≥ el ingeniero.

– Estoy convencido. Yo lo vi cayendo … estaba con la chorra en la mano y gritaba:» ¬ŅD√≥nde est√° ese marica? ¬ŅD√≥nde est√° ese marica?!»


A parte de con chistes sobre gays, pasa un buen rato con estos otros chistes …