CHISTES DE MÉDICOS

CHISTES DE MÉDICOS

Un médico es como un enterrador: Aplaudimos que estén ahí para los demás pero para nada queremos ser sus clientes.

Y es que, cuando los remedios caseros de alta tecnología como la siesta o el alcohol no son suficientes, esos hombres y mujeres de bata y estetoscopio surgen con el poder tanto de conseguirte unas vacaciones recetándote una baja como de prohibirte tu comida, postre y tentempié favoritos todos a la vez. No obstante, si bien resulta bastante latoso acudir a ellos, corresponderles es bien sencillo: Basta con confirmarles que estamos siguiendo todas sus recomendaciones (Ojo, no seguirlas, sólo confirmarles que lo estamos haciendo).

Y es en honor a esas típicas y divertidas situaciones relacionadas con los galenos (los médicos, para aquellos que vayan justos de vocabulario) que os presentamos… no, OS RECETAMOS los siguientes chistes de médicos para que riáis y riáis a gusto. Pero con tranquilidad, nos vayáis a pasar y que os tengan que ingresar.


Los mejores chistes de médicos

Si normalmente el médico manda abrir la boca para decir ¡AAAAA…! los que leáis los chistes que dejamos a continuación vais a decir ¡JA, JA JA! de la risa que os van a dar. Vais a repetir eso tantas veces que si lo hacéis cerca de un médico os diagnosticará tartamudez ¡Avisados quedáis!

CHISTE DEL MÉDICO Y EL OJO

Dice, doctor, ¿voy a perder el ojo?

Le dice el doctor, hombre yo se lo voy a dar en una cajita, lo que usted haga después…

CHISTE GRÁFICO DEL PACIENTE CON ALMORRANAS

chiste grafico de médico

CHISTE MALO DEL MÉDICO GANGOSO

—Doctor, tengo todo el cuerpo cubierto de pelo. ¿Qué padezco?

—Padece uzté un ozito.

CHISTE DEL MÉDICO Y LA SUEGRA

Doctor hablando con el paciente ya moribundo:

– ¿Y por qué quieres que te entierren en el mar?

– ¡Es porque mi suegra ha jurado varias veces que bailará sobre mi tumba!

CHISTE DEL HOMBRE ANIMAL QUE VISITA AL MÉDICO

Médico al paciente:

– ¿Como se llama?

– Juan López.

– ¿Cuál es su problema?

– Tos de perro …

– ¿Tienes hambre?

– León.

– ¿Puedes trabajar?

– ¡Como un burro!

– ¿Duerme bien?

– Como una marmota ..

– Entonce, solo tengo claro una cosa: te voy a enviar al veterinario.

CHISTE D ELA SUEGRA Y LA CIRUGÍA

En la sala de espera del hospital, el médico se acerca al tipo muy nervioso y le dice:

– Tengo una mala noticia que darle … La cirugía que le hicimos a su madre …

– No, doctor. Ella no es mi madre … es mi suegra!

– En ese caso, tengo buenas noticias para darte …

CHISTE DEL INGENIERO, EL MÉDICO Y EL INFORMÁTICO

Esto eran un médico, un ingeniero y un informático que estaban discutiendo sobre cuál de sus profesiones era la más antigua. El médico dice:
– Veréis… en la Biblia pone que Dios creó a Eva a partir de una costilla de Adán, esto obviamente requiere conocimientos de cirugía y por lo tanto la medicina es la profesión más antigua de todas.
El ingeniero no está de acuerdo:
– Si, bueno, pero antes de todo eso, en la Biblia pone que Dios separo el orden del caos, está claro que eso solo puede hacerse con una gran obra de ingeniería.
El informático sonríe y dice:
– Primero fue la informática, cómo creéis que Dios creó el caos?

CHISTE DEL PROFESOR DE MEDICINA

Un profesor de primer año de Medicina está dando a sus alumnos la primera
lección sobre autopsias en la morgue y les dice:
“Para hacer una autopsia, hay dos elementos básicos: el primero, no tener
ninguna repugnancia.”
En ese momento, el profesor introduce un dedo en el ano del muerto y luego
lo chupa. A continuación pide a los estudiantes que hagan lo mismo y luego
de un rato de silencio temeroso, éstos comienzan a obedecer.

Cuando ya todos los alumnos han terminado de chuparse con asco el dedo, el
profesor prosigue:
“El segundo elemento fundamental, es un sentido muy agudo de observación: yo
metí mi dedo anular, pero me chupé el índice.”

CHISTE DEL MÉDICO Y EL FUNCIONARIO DE HACIENDA

Estaban en un restaurante una madre con su hijo.
En un descuido, el niño se mete una moneda en la boca y se atraganta.
La madre intenta hacerle escupir la moneda golpeándole la espalda, dándole palmadas en el cuello, sacudiéndolo, sin éxito.
El niño ya comienza a dar muestras de asfixia y la madre, desesperada, comienza a gritar pidiendo auxilio.
Un señor se levanta de una mesa cercana, y con pasmosa tranquilidad, sin decir palabra alguna, le baja los pantalones a la criatura, toma sus pequeños testículos, los aprieta con fuerza, y tira hacia abajo violentamente.
Automáticamente, el niño -ante el dolor irresistible- escupe la moneda, y el señor, con la misma pasmosa tranquilidad con la que se acercó, regresa a su mesa sin decir palabra.
Al rato, la señora, ya tranquilizada, se acerca para agradecerle que haya salvado la vida a su hijo, y le pregunta:
– ¿Usted es médico?
РNo se̱ora, SOY FUNCIONARIO DE HACIENDA experto en tocar los cojones hasta sacar la ̼ltima moneda.


Monólogos y chistes de médicos

Monólogo sobre ir al médico

 

Chistes de médicos

 

Monólogo sobre los médicos

 

Monólogo sobre médicos y medicamentos


Además de chistes de médicos, te recetamos todos estos otros chistes…